apartan de su cargo al hermano de la Jefa de Policía y otros dos funcionarios de la AIC – La Tuerca

Cristian «Mosquito» Chimenti, hermano de la titular de la fuerza a nivel provincial y otras dos personas del área de Balística, fueron apartadas de sus cargos preventivamente en el marco de la causa que investiga la aparición de armas que estaban bajo custodia en un aguantadero.

El Ministerio de Seguridad de Santa Fe resolvió separar de sus cargos a los tres jefes de la sección Balística de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) por el escándalo de la venta de armas que estaban a resguardo judicial y que fueron vendidas o canjeadas a un civil y aparecieron en un aguantadero. Entre los uniformados se encuentra Cristian «Mosquito» Chimenti, hermano de la jefa de la policía provincia, Emilce Chimenti.

Las sanciones que dispuso la Agencia de Control Policial recayeron sobre el subcomisario Cristian “Mosquito” Chimenti, quien ocupaba el cargo de director de la Región Sur del Área Criminalística; y los subcomisarios Oscar Rodríguez y Hugo Mendieta, responsables de la sección Balística. Fuentes del Ministerio de Seguridad explicaron que mientras dure la investigación y para evitar entorpecimientos, preventivamente, se apartó a los tres jefes que tienen que ver con el área.

Las armas fueron secuestradas el miércoles de la semana pasada, durante un allanamiento a un «aguantadero» del noroeste rosarino y en el que fueron detenidos un joven de 20 años y su madre de 45. El fiscal que ordenó ese allanamiento, Matías Edery, descubrió que las armas incautadas eran las mismas que ya habían sido secuestradas en anteriores procedimientos por balaceras y abuso de armas, y que debían estar a resguardo en la sección Balística de la Policía de Rosario.

“Entiendo el impacto público de esta situación, pero no hay una sospecha directa sobre esa persona (en relación con Chimenti), sino que se investiga a todo el personal que pudo tener alguna responsabilidad en el cuidado de esas armas”, explicó Edery en contacto con la prensa.

El fiscal Matías Edery acusó al policía Juan Carlos Belotti (21) de entregar 10 armas y 107 municiones que estaban en la sección Balística de la Unidad Regional II (URII) a un joven de 20 años identificado como Omar Lautaro Greco. Por su parte, este chico, que tenía las armas en un «aguantadero» ubicado en Garzón al 900 bis de Rosario, fue imputado con prisión preventiva por 90 días el viernes pasado, recordaron voceros judiciales.

Según la investigación de Edery, el policía sustrajo las armas secuestradas en diferentes procedimientos y se las dio a Greco a cambio «de un motorodado», informó el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Belotti fue imputado por los delitos de peculado, en concurso con sustracción de evidencia y entrega de armas de fuego en 11 hechos, detallaron las fuentes. En tanto, el juez penal Héctor Núñez Cartelle admitió este martes la acusación y dictó prisión preventiva por el plazo de 90 días para el empleado policial que se desempeña en la sección Balística de la URII.

Las armas habían sido secuestradas en un procedimiento solicitado por el fiscal de la Agencia de Criminalidad Organizada, David Carizza, quien luego advirtió que se trataba de elementos que debían estar bajo resguardo judicial porque constituían evidencia de causas en trámite. En el lugar donde se secuestraron las armas, la policía también encontró frascos con cogollos de marihuana y quedó demorada la madre del joven, quien no fue acusada por la tenencia de las armas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.