en la provincia de Santa Fe se detectaron 17 casos en lo que va del año – La Tuerca

Este martes se hizo público el primer caso de dengue de 2022 en la ciudad de Santa Fe, aunque no es el primero en la provincia. Desde principios de febrero, se detectaron 17 contagios en distintas localidades santafesinas. Todos evolucionaron sin complicaciones.

La provincia de Santa Fe atraviesa una temporada favorable respecto a la enfermedad del dengue, y hasta el momento se han confirmado solo 17 casos en lo que va del año: cuatro importados y 13 autóctonos. El primer contagio fue detectado en Rosario a principios de febrero, y el más reciente es un positivo en la ciudad capital.

Así lo confirmó a AIRE el subsecretario provincial de Promoción de la Salud, Sebastián Torres, quien además destacó que todos los pacientes tuvieron buena evolución. «Cada vez que se detecta un caso, desde la Dirección de Epidemiología se realiza el seguimiento clínico y se coordina con los gobiernos municipales para los operativos de bloqueo, que consisten en fumigación, descacharrado e información a los vecinos del inmueble donde reside el caso positivo», indicó el funcionario.

Respecto al bajo número de positivos, Torres manifestó que el poco intercambio turístico registrado con países limítrofes como Brasil o Bolivia (en los que el dengue es una enfermedad endémica) ha favorecido que sean pocos los ciudadanos que volvieron contagiados. De todos modos, el subsecretario pidió a la población no bajar la guardia y sostener las medidas de prevención, ya que durante el otoño junto con el incremento de las lluvias suele aumentar la reproducción del mosquito aedes aegypti, lo que puede favorecer la aparición de más casos de dengue.

Tiempo atrás, la directora de Epidemiología de la provincia, Carolina Cudos, sostuvo una entrevista con AIRE en la que brindó detalles sobre los síntomas, la evolución, y las posibles complicaciones de un cuadro de dengue. También hizo especial hincapié en la necesidad de evitar la reproducción del mosquito como la medida más efectiva para prevenir la enfermedad.

La incubación del dengue (el período entre la picadura del mosquito y la aparición de los síntomas) puede durar hasta 14 días. A partir del día 14, lo más común es que el paciente tenga fiebre durante tiene entre tres y cinco días, con un máximo de siete días. Si después de ese lapso la fiebre continúa, puede deberse a otra enfermedad y en ese caso lo recomendable es volver a consultar al médico.

Los síntomas de la enfermedad incluyen fiebre alta, dolor de cabeza y de articulaciones, malestar general y dolor detrás de los ojos. Ante estos indicios, es importante realizar una rápida consulta médica. Si la persona volvió de viaje en los últimos días, debe comunicarlo durante la consulta.

Respecto a la circulación del virus, Cudos precisó que el paciente puede transmitir el virus durante los dos días previos y los cinco posteriores al inicio de la fiebre: «Si en ese lapso es picado por un mosquito, ese mosquito puede transmitir el virus a otras personas», se explayó.

Si bien el dengue es una enfermedad con baja tasa de mortalidad, el cuadro se puede complicar en el caso de las embarazadas, en quienes puede llegar a provocar un parto antes de tiempo, por lo que son pacientes que tienen que estar muy controladas. Al respecto, la entrevistada recordó que «las embarazadas pueden y deben usar repelente: no hay ninguna contraindicación sino todo lo contrario, su uso es beneficioso para la prevención», aclaró.

En los pacientes de edad avanzada o con patologías cardiacas de base, la complicación puede desencadenarse a partir de la fiebre alta que el dengue provoca: «La fiebre alta fuerza y exige al metabolismo y al corazón. En esos casos puede llegar a desarrollarse una insuficiencia cardiaca por las condiciones que genera al cuerpo el cuadro de dengue», detalló la especialista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.