Atentado a Cristina Kirchner: procesaron y dictaron prisión preventiva para Nicolás Carrizo y Agustina Díaz

Están acusados por ser partícipes secundarios del magnicidio contra la Vicepresidenta. Cada uno fue embargado por 100 millones de pesos.

La jueza federal María Eugenia Capuchetti determinó procesar y dictar prisión preventiva para Nicolás Carrizo y Agustina Díaz a causa del intento de asesinato contra Cristina Kirchner. Están acusados de ser participes secundarios del magnicidio sobre la Vicepresidenta argentina.

Carrizo es el líder de «La Banda de los Copitos» para el que trabajaban los coautores del intento de asesinato, Fernando Sabag Montiel y Brenda Uliarte. Por su parte, Díaz es amiga de Uliarte que, luego del ataque fallido, le sugirió que borrara toda información de su celular.

La magistrada valoró en su sentencia que ambos procesados tenían en sus teléfonos celulares (conversaciones de WhatsApp) información sensible vinculada con el atentado a Cristina Kichner.

La jueza indicó que Carrizo y Díaz fueron partícipes secundarios y penalmente responsables del delito de «homicidio calificado, agravado por el empleo de armas de fuego, alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas, en grado de tentativa» y decidió embargarlos por 100 millones de pesos a cada uno.

Además, reveló en su dictamen que entre las medidas que aún se encuentran en curso está la «extracción del contenido del teléfono de Fernando Sabag Montiel que a la fecha se encuentra en pleno curso por parte de la PSA (Policía de Seguridad Aeroportuaria) y cuyo resultado puede desembocar en nuevas imputaciones y la determinación de cursos de investigación hasta ahora no abordados».

En su resolución, Capuchetti consideró que los sucesos del 1 de septiembre fueron el capítulo final del plan delictivo que previamente habían acordado, diseñado y estudiado Fernando Sabag Montiel, Brenda Elizabeth Uliarte, Nicolás Carrizo y Agustina Díaz.

Los últimos allanamientos en la causa

La primera inspección se hizo en la casa de Joana Colman, a quien la fiscalía de Carlos Rívolo pretendía interrogar como testigo y la querella como imputada. Colman también era conocida bajo el nombre de «Mind Freak», en español «Mente loca».

Luego del magnicidio, Carrizo le escribe a sus amigos de un grupo de chat que borren los mensajes y Joana responde: «Amigo yo no voy a vaciar nada ni voy a borrar nada y desde ya les digo, ni se les ocurra borrar nada, porque ahí si que van a flashear que ustedes tienen algo que ver y no tienen nada que ver, hagan vida normal, no se persigan…».

La segunda irrupción se llevó a cabo en la casa de «Jony White», a quien Carrizo le había dicho después del fallido atentado contra la vicepresidenta que ahora iban por el líder de La Cámpora. «Los sicarios de los copos de nieve», respondió White, tres horas luego del magnicidio. En la inspección se incautaron teléfonos y dispositivos que serán analizados por la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

Check Also

El Gobierno siguió “de cerca” el acampe de Juan Grabois en Lago Escondido

Desde Casa Rosada lo afirmaron luego de que levantara el acampe. En Seguridad advirtieron que …