una bola de nieve que aplasta el poder adquisitivo, ¿cómo se la frena? – Total Multimedios

Por Guido Brunet

La inflación de febrero, de un 6,6 %, fue la más alta de un febrero de los últimos veinte años. Y la inflación interanual (entre febrero 2022 y febrero 2023), es la más alta de los últimos 32 años. A esto hay que sumar que la inflación de febrero fue la más alta de los últimos tres meses.

Con estos datos y algunas consideraciones, el economista Cristian Módolo, ex secretario de Ingresos Públicos de la Nación, brindó un panorama de la situación económica argentina. No fue optimista con respecto al corto plazo, con programas de control de precios que parecen agotados, pero vislumbró una salida, lejos de medidas extremas como la dolarización (así como sucedió con la eurización), que algunos economistas y políticos proponen. Para el especialista hay soluciones menos drásticas, en las que el Banco Central debe ser un actor preponderante.

>>Te puede interesar: Inflación imparable: en los últimos doce meses los precios escalaron más del 102%

La carne subió un 35 %, los huevos, derivados lácteos y arroz un 13 %. Los alimentos aumentaron un 9,8 %, y en algunas regiones del país 11 %. Esto, para el economista, ha empujado a la inflación debido a la preponderancia de los alimentos en la medición total.

Entre febrero de 2022 e igual mes de este año, los precios aumentaron un 102,5%, superando así la barrera de los tres dígitos. En los últimos doce meses, la medición interanual de la inflación siempre fue en aumento.

Sobre los últimos números proporcionados por el Indec, Módolo agregó: “En febrero generalmente descansan los precios, y en marzo suben”. Y, en diálogo con Conclusión, vaticino: “Con el efecto arrastre y los productos que han subido y en la cantidad que lo han hecho, podemos pensar en un marzo con una inflación muy alta”.

Precios Justos: programa desgastado

Hasta el mes de junio rige la nueva etapa del programa del Gobierno nacional Precios Justos para intentar controlar la inflación. El porcentaje máximo de incrementos pasó del 4% al 3,2% con respecto a los meses previos. Sin embargo, para Módolo, el programa “ya terminó”.

Es que “si con Precios Justos este es el nivel de suba de los alimentos, qué va a pasar cuando termine de regir”, se preguntó el economista. Por lo tanto, en la práctica, para Módolo, “Precios Justos ya terminó”, ya que “los precios están subiendo, el plan ya se agotó a esta altura”.

>>Te puede interesar: Comenzó a regir Precios Justos Carne en las grandes cadenas de supermercados

“Si esto no se revierte, no se quiebra la tendencia vamos a tener más inflación que el año pasado. Si tratas de parar la inflación corriendo tras los alimentos, el efecto que podés lograr es casi nada”, indicó Módolo.

A pesar de acuerdos y controles sucesivos, los programas de control de precios parecen no surtir efecto en la desaceleración de la inflación. Para el economista, esto es debido a que “la inflación tiene otra fuerza, otros mecanismos”.

“Con una tasa de interés del 78 %, todos los contratos que se indexan a niveles del 70 % u 80 %, 90 % anual. Algunos bienes congelados, pero otros subiendo a tasas de tres dígitos. La inflación la pretendes controla con dos mil productos, pero hay 60 mil productos que integran la canasta. Así que lo que podés tocar es muy poco”, se explayó Módolo.

“El problema está no en los precios de algunos alimentos, sino en cómo está funcionando la economía, que lo está haciendo con un mecanismo de actualización de precios que van subiendo o porque están indexado a la inflación. Todos los productos tienen un mecanismo de actualización que no tiene que ver con los Precios Justos. Es imposible que puedas frenarlo si no tomás medidas de fondo, que tienen que ver con el Banco Central”, explicó el economista.

Fortalecer la moneda: la salida

Hay que volver a recuperar el valor de la moneda nacional, para eso tenés que actuar en el lugar donde la moneda se conserva, emite y administra, que es el Banco Central”, señaló Módolo.

“Cuando recuperas el valor de la moneda nacional, la domesticas, la volves a encauzar y todo se va a tranquilizar, no de un día para el otro, pero va a comenzar a descender el aumento de precios”, detalló. “En la medida que no recupere la moneda es imposible”, dijo de manera contundente.

Acto seguido, el especialista graficó que “el Banco Central está quebrado, tiene más pasivos que activos. Los pasivos son los depósitos que los argentinos tienen en plazo fijo, eso se tiene que sanear”. Y propuso una alternativa: “La manera es como se hizo en 1989 cuando se hizo el plan Bonex, se tomaron los depósitos y se los transfirieron en bonos a largos plazo”. “El Banco Central es el corazón, no es lo mismo a una presión normal que con taquicardia, hay que empezar a bajar la presión”, ejemplificó.

>>Te puede interesar: Las reservas del Banco Central continúan cayendo: ¿se anunciarán medidas cambiarias? 

Aunque destacó un intento de saneamiento a partir del canje a bancos propuesto por el Ministerio de Economía: “Lo que está haciendo el Gobierno es para que el Banco Central recupere un poco de salud. Pero así no podemos seguir funcionando». «No tenemos moneda, esa es la principal causa” reiteró.

Uno de los puntos centrales a moficar es la cuestión de la emisión, ya que “la emisión que hay es impresionante”, alertó Módolo.

Por último, para salir de este círculo vicioso que erosiona los salarios de los argentinos, mantuvo una luz de esperanza: “Solución hay, se puede producir, en buenos términos. Porque a veces uno escucha a algunos que hablan de dolarizar. Hay muchas opciones intermedias antes de asustar a la gente con ideas de las que se sabe cómo se entran pero no cómo se sale. Hay muchos ejemplos de países que dolarizaron o eurizaron como hicieron los europeos, pero ninguno que entró retornó. Antes de entrar en eso es preferible hacer las cosas de una manera razonable”.

 

Check Also

ANSES: ¿Cómo anotarse para recibir el bono de $94.000 que anunció el Gobierno? – Total Multimedios

El beneficio alcanzará a los trabajadores informarles de entre 18 y 64 años que no …