Médico legista dio detalles de los últimos momentos con vida de Nora Dalmasso – La Tuerca

Un perito forense que analizó la autopsia al cuerpo aseguró que su agresor la sorprendió. Afirmó que el atacante fue uno solo y que mató a la mujer porque lo conocía.

Un perito forense que analizó la autopsia al cuerpo de Nora Dalmasso, quien fue asesinada en noviembre de 2006 en la ciudad cordobesa de Río Cuarto, aseguró este miércoles en el juicio por jurados que se le sigue al viudo Marcelo Macarrón que la víctima sufrió «violencia sexual y física en estado de inconsciencia».Dijo que su agresor la sorprendió y afirmó que -a su criterio- el atacante fue uno solo y que mató a la mujer porque lo conocía.El médico Ricardo Cacciaguerra declaró ayer como testigo ante el jurado popular y el tribunal técnico en la 21a. audiencia del debate que comenzó el 14 de marzo pasado y dijo que Dalmasso, de 51 años, “recibió un fuerte golpe en la cabeza que es lo que pudo dejarla en estado de inconsciencia”.

Cacciaguerra, quien integró uno de los equipos complementarios que analizaron el protocolo de la autopsia realizada sobre el cuerpo de la mujer asesinada, explicó que las marcas de violencia que presentaba el cuerpo es porque “Nora Dalmasso se defendió del atacante, pero el agresor era una persona fuerte que la golpeó, perdió conciencia y fue trabajo fácil” para hacer el resto.

“Fue sometida en estado de inconsciencia. No hubo consentimiento”, manifestó el profesional y añadió que “el depredador sexual la mata porque la víctima lo conoce”, sostuvo Cacciaguerra.

Además, dijo que cree que “ha sido uno solo el asesino. Una persona diestra”, detalló al guiarse por las características en el uso de las manos y por el doble nudo en el lazo que se utiliza para el estrangulamiento.

“Una mujer que espera a su novio o amante espera arreglada, producida. Se había sacado el maquillaje. Nora tenía los anteojos y el libro en el piso. Parece que estuvo leyendo. Nora no esperaba a nadie”, aseveró el médico forense.

“Pudo haber sido un depredador sexual, un homicida o un sicario, y a lo mejor pudo simular el ataque sexual para desviar la investigación. Son todos escenarios posibles”, remarcó el profesional, quien lamentó que no se hayan hecho algunos estudios en el cerebro para determinar el estado de inconsciencia y de las mordeduras que Nora tenía en el cuerpo.

El fiscal Luis Rivero, el último instructor de la investigación que elevó la causa a juicio, se aferra a esas conclusiones científicas al considerar que “mientras Marcelo Macarrón se encontraba en la ciudad de Punta del Este, entre las 20 del día 24 de noviembre de 2006 y antes de las 03:15 del día 25 del mismo año, al menos una persona se hizo presente en el domicilio” de la víctima e ingresó a la vivienda.

Según el fiscal, el homicida para realizar su accionar sin riesgo para sí y aprovechándose de la indefensión de la víctima, aguardó que ésta realice su rutina previa al descanso y abordó a Nora Dalmasso una vez que ésta se encontraba dormida en las habitación de su hija, ubicada en la planta alta de la vivienda.

“Cumpliendo el plan delictivo acordado previamente con Macarrón y sus adláteres, la tomó del cuello, ejerciendo una fuerte presión con sus manos, anulando así toda posibilidad de defensa. Acto seguido, utilizó el cinto de toalla de la bata de baño que se encontraba en la habitación, realizando un ajustado doble lazo alrededor del cuello, ocasionando la muerte por asfixia mecánica”, describe la pieza procesal.

Añadió: “probablemente y como parte del plan criminal, ordenó la escena con la finalidad de simular un hecho de índole sexual, tras lo cual se retiró del lugar, sin dejar rastro alguno de su persona”.

Cacciaguerra fue el único testigo convocado para ayer, por lo tanto una vez concluido con su testimonio, el tribunal pasó a cuarto intermedio hasta hoy a las 9 para seguir receptando pruebas testimoniales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.