Home / El Mundo / Murió Charles Manson, el líder del culto satánico que horrorizó al mundo

Murió Charles Manson, el líder del culto satánico que horrorizó al mundo

El responsable ideológico de la muerte de la actriz Sharon Tate y otras seis personas, murió este domingo tras casi medio siglo en prisión.

Charles Manson, una de las figuras más controversiales y temidas de toda la historia de los Estados Unidos, murió este domingo tras casi medio siglo en prisión. Tenía 83 años.

Manson, cuyo nombre sigue siendo sinónimo de una violencia y locura indescriptible, fue el líder de un culto hippie que orquestó los sangrientos asesinatos de la actriz Sharon Tate y otras seis personas en Los Ángeles durante el verano de 1969.

La muerte del reo se produjo a las 20:13 horas por causas naturales en el hospital del condado de Kern, según detalló un comunicado del Departamento de Prisiones de California. “Por el momento no está claro qué ocurrirá con los restos mortales de Manson”, señaló Vicky Waters, portavoz del departamento.

Las autoridades indicaron en su momento que Manson no tenía familiares conocidos y por eso, de acuerdo con la ley estatal, si en el plazo de 10 días no se presenta ningún pariente o representante legal será el departamento el que decidirá si es sepultado o incinerado.

Se desconoce si Manson pidió algún tipo de funeral y qué ocurrirá con sus propiedades, entre las que habría obras de arte y al menos dos guitarras.

La ley de California dice que el Departamento de Prisiones debe guardar sus pertenencias durante un año en previsión de posibles batallas legales sobre quien puede solicitarlas legítimamente.

Entró y salió de prisión varias veces desde su infancia por robos menores, y con el tiempo el carismático Manson ejerció de gurú rodeándose de prófugos y otras almas perdidas en la década de 1960 para finalmente enviar a sus discípulos a matar a algunos ricos y famosos de Los Ángeles. Los fiscales lo interpretaron como un intento de desencadenar una guerra racial, una idea que sacó de una retorcida interpretación de la canción «Helter Skelter» de Los Beatles.

Los sangrientos asesinatos horrorizaron al mundo y, junto a la letal violencia que estalló más tarde ese mismo año en un concierto de los Rolling Stones en Altamont Speedway, California, revelaron la violenta vertiente oculta del movimiento de contracultura y parecieron marchar el fin de la era de la paz y el amor. A pesar de las abrumadoras pruebas en su contra, durante su tumultuoso juicio en 1970 Manson defendió su inocencia y dijo que la sociedad misma era la culpable.

La Familia Manson, como se hacían llamar sus seguidores, acabaron con la vida de cinco de sus víctimas el 9 de agosto de 1969 en la casa de Tate: la actriz, que estaba embarazada de ocho meses y medio; Abigail Folger, heredera de una empresa de cafés; el famoso peluquero Jay SebringVoityck Frykowski, un director de cine polaco, y Steven Parent, amigo del cuidador de la casa.

El esposo de Tate, el director de «Rosemary’s Baby» Roman Polanski, estaba fuera del país en ese momento. La noche siguiente, un adinerado empresario y su esposa, Leno y Rosemary LaBianca, fueron apuñalados hasta la muerte en su casa al otro lado de la ciudad. Los asesinos escribieron frases como «Cerdos» y «Healter Skelter» (sic) con sangre en la escena de los crímenes.

Tres meses después, un seguidor de Manson fue encarcelado por un cargo no relacionado y le habló a un compañero de celda sobre el baño de sangre, lo que llevó al arresto del líder del culto. En los anales de la delincuencia estadounidense, Manson se convirtió en la personificación del mal, una figura menuda, con el pelo alborotado y barba, mirada demoníaca y una «X» —que más tarde se transformaría en una esvástica— tatuada en la frente.

«Mucha gente que conozco en Los Ángeles cree que los sesenta terminaron de forma abrupta el 9 de agosto de 1969», escribió Joan Didion en su libro «The White Album» en 1979. Tras un juicio que duró casi un año, Manson y tres de sus seguidores —Susan Atkins, Patricia Krenwinkel y Leslie Van Houten— fueron declarados culpables de asesinato y condenados a muerte.

Otro de los acusados, Charles «Tex» Watson, fue condenado más tarde. Todos ellos evitaron la ejecución y sus sentencias fueron conmutadas por cadena perpetua tras la derogación de la pena capital en California en 1972. Atkins murió en prisión en 2009. Krenwinkel, Van Houten y Watson siguen encarcelados. Otra devota de Manson, Lynette «Squeaky» Fromme, intentó asesinar al presidente de Estados Unidos Gerald Ford en 1975, pero su arma se atascó. Cumplió una condena de 34 años.

Mirá también!

OMS advirtió que aún no pudo establecer si la variante Omicron es más contagiosa

Todas las variantes de COVID-19, incluyendo la variante Delta que domina actualmente a nivel mundial, ...

OMS dice que «se tardarán semanas» en conocer el verdadero alcance de nueva variante de covid

Pese a los pocos días transcurridos, se han encontrado ya una treintena de mutaciones de ...

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com